Razas de gatos
Descripción General

El Persa es perfectamente reconocible por su largo pelaje y su cara plana.En general se trata de animales de tamaño medio, de cabeza y orejas redondeadas, nariz corta y ancha, ojos redondos. Pelaje largo, denso y sedoso con gran variedad de tonos; blanco, negro, smoke, bicolores, etc

Tiene el pelo abundante, espeso, largo y de tacto sedoso. La cola es peluda y redondeada en el extremo. Así, podemos decir que los gatos persas no destacan por ser esbeltos sino más bien macizos, redondeados y robustos.

  • Activo
  • Amistoso
  • Juguetón
  • Independiente
  • Calmado
Condiciones de vida

El gato Persa exige un cuidado constante de su pelaje. Como ocurre con todos los gatos de pelo largo, por ellos mismos no serán capaces de asear su cabellera, van a necesitar de nuestra ayuda para mantenerla en perfecto estado ya que el descuido puede originar problemas de higiene y salud

Adecuado para

Los gatos persas son de carácter tranquilo, se les dice tigres del sofá porque les gusta dormir y descansar. Esta raza de gatos exige mucho cuidado y dedicación por parte de los dueños.

Su crianza es difícil, el periodo de gestación es de aproximadamente 64 días y la camada es de pocas crías, por lo general dos o tres. Los gatitos suelen separarse alrededor de los tres meses de la madre.

Es presumido por naturaleza, se trata de la raza de gatos con el carácter más tranquilo, sosegado y cariñoso, de naturaleza afable, congenia tanto con los humanos como con otros animales.

Temperamental

Tiene un temperamento excepcionalmente apacible y doméstico que nunca ha conocido los instintos salvajes típicos de sus parientes felinos. Es tranquilo y se pasa la mayor parte del día durmiendo. Le gusta hacer ostentación de su belleza.

Salud

Entre las enfermedades o lesiones más frecuentes se encuentran las producidas como consecuencia del acortamiento de su cara: alteraciones; oftalmológicas, mandibulares y faciales. En menor medida también se encuentran casos de Cataratas y de Síndrome de Chediak-Higashi (inmunodeficiencia genética asociada al color azul ahumado)

La alimentación y la higiene son los dos aspectos que más hay que tener en cuenta con los gatos persas.

El régimen alimenticio debe ser equilibrado y muy variado, sin exagerar las cantidades. Debido a su estructura maciza, los gatos persas tienden a engordar con facilidad, lo que puede acarrearles problemas cardiacos. Durante su primer año de vida es aconsejable proporcionarle al gato determinadas vitaminas. Consúltalo con tu veterinario.

Contributors: Andrea Donoso, Lidia, Mariannys y Ana Belén Zapata Campos ok